Los apretados símbolos del bosque

En el fin de semana del 7 al 9 de junio se celebraron en Arenas de San Pedro (Ávila) las jornadas de animación a la lectura que allí se convocan anualmente, dirigidas por Federico Martín Nebrás, con su extraordinaria personalidad, y con notable éxito. Este año acudieron más de trescentas personas, entre animadores, profesores, bibliotecarios... El lema de la convocatoria era "El bosque en los cuentos tradicionales". Precisamente el escenario elegido fue un maravilloso bosque a las afueras del pueblo. Allí, en la mañana del domingo, Rodriguez Almodóvar habló del significado múltiple del bosque en cuentos como La bella durmiente, Caperucita, Juan el Oso, las Cenicientas y Blancanieves hispánicas, etcétera. El texto de partida fue el que aquí se reproduce...


Celebro que se haya elegido el bosque como asunto principal de esta jornada.  Es capital en los cuentos tradicionales, en los anhelos escondidos del ser humano. ¿Por qué será? Seguramente, el bosque nos reclama desde el fondo de la especie, de cuando éramos cazadores y recolectores. Representa el largo, larguísimo estado anterior a la invención de la agricultura y de la ganadería, cuando la sociedad no se guiaba por la propiedad privada, por el egoísmo, sino por el principio de que todo era de todos. El bosque suministraba lo esencial para vivir, frutas y animales de pelo y pluma, peces plateados del lago, olorosa leña para calentarse… No nos peleábamos por esto es mío, porque todo era… del bosque. Y el viento silbaba su hermosa canción entre las ramas. También se le llama la Edad de Oro. 

Tal vez nunca fue eso así, pero el símbolo del bosque funciona como una nostalgia incurable, un hechizo, un símbolo de aquello que perdimos irremediablemente. Por algo, en lo más profundo del bosque dormía la Bella Durmiente. Por algo, el vellocino de oro era vigilado por un dragón insomne, en el seno del bosque. Por algo Caperucita tenía que cruzar un  bosque en primavera, lleno de pájaros cantores y prados de campanillas, margaritas y narcisos silvestres. Pero también había un lobo. 

El propietario agricultor se disfrazó de príncipe, con derecho exclusivo a cazar en el bosque. A los desposeídos solo se les permitía coger un poco de leña. Y el bosque se fue llenando de sentido siniestro, convirtiéndose en aviso de peligro, como diciendo: no seáis insensatos, no regreséis, aquí ya no tenéis nada que hacer. Pero seguimos pensando, en el fondo de nuestras almas, que no es cierto. Que en el bosque tenemos la solución perdida, el remedio para nuestra infelicidad, para todos los males que padecemos. Y es verdad que en los bosques, en la selvas que quedan en el mundo, se cifra la esperanza de medicinas extraordinarias de las que nada sabemos todavía. 


Antonio Rodríguez Almodóvar
Arenas de San Pedro (Ávila), domingo 9 de junio de 2013.




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados