Soñó
El cuento del mes. Revista Escuela Jun 2011

Aquella noche el ciudadano desechó tomarse el medio orfidal que el médico le había prescrito. Era la noche grande de las elecciones y prefirió permanecer despierto, para poder seguir de cerca las evoluciones del tablero informativo. Sus esperanzas eran difusas, pero sus deseos muy concretos: que los intrigantes, los ineptos, los ladrones, las camarillas del poder, todos, fueran eliminados, dondequiera estuviesen sus trincheras. La marea espontánea de los rebeldes del 15-M así parecía empujarlo. ¡Desheredados del mundo, no votéis, o hacedlo en conciencia de la verdadera democracia! Que bajen a hablar con nosotros, que ya les enseñaremos lo que es eso. ¡Y los banqueros, y los magnates de las grandes empresas, que se vayan preparando!

Qué bien. El ciudadano se dispuso un pequeño arsenal de subsistencia junto a la butaca. Refrescos, frutos secos y algún gin-tonic para el momento estelar del triunfo. Pero con los primeros datos le entró una extraña desazón y se sirvió el primer combinado. Con el segundo, la cosa emprendía un rumbo inquietante. Por si acaso, pensó que lo mejor era tomarse la media píldora que había desechado, o preferiblemente entera, no fuera a ser… Y así lo hizo. Cuando el sueño le rindió, el espectro de colores ya iba girando decididamente hacia el azul.

Entonces empezó a tener extrañas visiones. Una señora muy elegante, con tres sueldos públicos arracimados en un bolso gigantesco de alta moda, era jubilosamente aupada por los electores y recibía cuantiosos escaños.  Su sonrisa de látex se tornó inmensa. Un presidente de una autonomía oriental, también con ínfulas de elegancia trajeada, era igualmente aclamado por un huracán de gozosos electores. Y una alcaldesa muy carpetovetónica, de la misma zona del mapa, con otro bolso descomunal, daba saltos de alegría en su balcón. ¿Era ese el empuje de la verdadera democracia? 

Cerca del amanecer, el ciudadano entreabrió un ojo y comprobó que los nacionalistas se apoderaban del País Vasco y Cataluña, con gran afluencia a las urnas, cosa esta que ocurría en todo el país. (Él por país entendía España, el muy anticuado).  En el resto, incluida Andalucía, el azul seguía avanzando, implacable. Con algunas excepciones, como la de un imputado por varios delitos, con un extravagante nombre de aventurero, que se alzaba con la llave de una hermosa provincia del centro de la región. El ciudadano se giró entonces de medio lado en la butaca, más bien incrédulo. Se echó otro gin-tonic, y volvió a dormirse. Entre los vapores del alcohol y los efluvios del fármaco tuvo otra visión extraña: una gran empresa de comunicación, que antes había sido pública, entregaba a sus altos ejecutivos la nada despreciable cantidad de hasta 6,8 millones de euros.  A continuación decidía expulsar de la plantilla a 8.500 trabajadores, o como poco a 5.000. Todavía en el sopor intermedio, el ciudadano esbozó una amarga sonrisa y se dijo: qué loco estoy, dios mío. En cuanto amanezca, me pido cita con el psiquiatra.    
 
Antonio Rodríguez Almodóvar



Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados