Neandertal (y2)
El cuento del mes. Revista Escuela Abr 2011

Les decía en la anterior entrega que los neandertales han resultado ser mucho más parecidos a nosotros, los cromañones, los sapiens, de lo que se pensaba, puesto que eran “inteligentes, sensibles y civilizados”, según han concluido antropólogos de mucho prestigio. ¿Por qué se extinguieron entonces? Hipótesis y más hipótesis, que sólo hacen ahondar el misterio. Algo les adelanté de lo que se podía fabular, como hacen otros, pero basándonos en extraños rasgos conservados en los más antiguos cuentos de pura tradición oral; rasgos que se registran entre las costumbres de los neandertales. Mencioné el caso de un cuento tenebroso que sigue apareciendo en todas las recopilaciones fiables: el de “La asaúra del muerto”, o “¡Ay, mamaíta mía, quién será!” En él, una familia consume, sin saberlo, el hígado de un difunto, que viene por la noche a cobrárselo en la persona de la niña que le robó tal cosa en el cementerio. Se trata de una transformación de la costumbre, bastante extendida entre los pueblos primitivos, de ingerir vísceras del patriarca o héroe difunto, para adquirir sus cualidades. Y convertir esa práctica en un miedo al espíritu del que pasó al otro lado, dejándolo en paz en la otra vida, y afianzando así el culto a los muertos; pero dando lugar a una incipiente configuración del Más Allá, básico para la aparición de las religiones sacerdotales. ¿LLegaron los neandertales a dar esos pasos también? No lo sabemos, pero sí que practicaban la antropofagia ritual. Lo más extraño es que se haya conservado ese cuento entre nosotros, hasta hoy, cuando hace milenios que  no practicamos semejante rito.

Vayamos ahora con la valoración del fuego, como rasgo fundamental de la civilización. Aparece en una serie de cuentos primordiales en toda Europa, relacionados con la Bruja del Bosque (en Rusia Babá Yaga, en España “Los tres toritos”), en los que también una niña, por descuido, deja que se extinga el fuego del hogar de sus hermanos, y ha de procurarlo en la cabaña de la bruja, con gran peligro. Aquí lo distintivo es que los neandertales conocían hasta una docena de fuegos diferentes, según el uso: cocinar, iluminar, calentarse…, de lo que no hay vestigio entre nosotros. Nosotros solo conocemos un fuego, el que Prometeo robó a los dioses. De nuevo, por medio, la religión.

Otro asunto a considerar es el de la prohibición del incesto, que se dice fundamenta la aparición de toda sociedad, y que es el verdadero significado de las Blancanieves y Cenicientas que en nuestro mundo han sido. Pues bien, recuérdese que estas heroínas conviven en el bosque con hasta siete varones, que en versiones fidedignas son sus hermanos, convertidos en bandidos tras su expulsión del hogar por un padre incestuoso hacia la hija. Según hoy sabemos, el modelo neandertal era el contrario: las hijas eran cedidas a los varones de un clan distinto, para que  las compartieran y formaran familias múltiples. Esto muy pronto espantaría a los sacerdotes de los sapiens, que debían velar por la pureza de las doncellas, como garantes de la herencia en hijos propios. Ya habría nacido,  con la religión, la propiedad privada, el Estado y el derecho. Pero no entre los neandertales, que siguieron practicando sus viejas costumbres, para escándalo de los cromañones. Estos, creyéndose superiores, se dijeron algo así como: “Cuidado, no volvamos atrás, que podemos parecernos a esos horribles neandertales”. Y a continuación, claro, fueron a por ellos.

Antonio Rodríguez Almodóvar



Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados