Increíble

Revisando los antecedentes de las políticas económicas de 2012 y siguientes, se ha de ver con claridad que poco antes de 2008, cuando estalló la crisis fi nanciera mundial, unos cuantos analistas de ambos lados del Atlántico se habían atrevido a  pronosticar el desastre que se avecinaba. A saber, que todas aquellas políticas, lejos de producir una salida del estancamiento, conducirían a la más profunda recesión. Sus efectos resultarían devastadores, sobre todo para los países cálidos
de la Unión Europea. Los fríos no parecían dispuestos a reaccionar. El viejo sueño de tener en el sur excelentes hoteles al sol, a precio de ganga, camareros guapos y putillas morenas a discreción, parecía más cerca que nunca. Alemania, con su obsesión por exportar su modelo laboral y económico, creyó que también había llegado su oportunidad histórica: meter en cintura a aquellos haraganes de la zona euro –curiosamente ninguno de religión luterana–, obligándoles a reducir gastos públicos de manera drástica, subir impuestos a las clases medias, y nacionalizar los bancos y cajas de ahorro en quiebra; se garantizaba así que la banca alemana recuperase los alegres préstamos concedidos, años antes de 2008, en concreto a la banca española, para que esta inflara la burbuja inmobiliaria y, fuera ya de control, se entregara a toda suerte de orgías. El Banco de
España miraba para otro lado. Cuando Alemania dejó de vender coches y frigoríficos a los díscolos sureños, comprendió que, por mucho que le complaciera, había forzado un camino equivocado. Un día, la canciller Merkel, estando de vacaciones en una isla soleada del sur de Italia, descubrió que a su camarero favorito lo habían despedido. Entonces cayó en la cuenta. Pero ya era demasiado tarde.

En España, el error se acentuó por motivos propios. Fue el partido de la derecha, en 2004, el que creó e impulsó la burbuja inmobiliaria, con una Ley del Suelo que permitía toda clase de manejos. Su nueva victoria electoral, en 2012, no hizo sino multiplicar los daños derivados de aquella mala orientación económica –que tampoco el Gobierno socialista corrigió en ocho años intermedios–. Una reforma laboral “extraordinariamente agresiva”, en palabras del ministro de Economía, un tal De Guindos, dejó al descubierto los resabios de una animadversión ancestral del empresariado hacia la clase trabajadora, con la mal disimulada intención de convertirla en sierva. El tal De Guindos había sido responsable de Lehman Brothers para España y Portugal justo
en 2008, el año fatídico, cuando quebró la que fue mayor compañía norteamericana de servicios fi nancieros, con un pasivo de 613.000 millones de dólares, contagiando pérdidas gigantescas a toda la economía occidental. Nadie comprendía por qué el Presidente Rajoy había confiado la española justo a un cualificado representante de la política
más equivocada del planeta. Pero la explicación era sencilla: salvar a la banca española, permitiéndole una estafa masiva a 700.000 pequeños ahorradores, más cuantiosas ayudas públicas y, en algunos casos, nacionalizando entidades en quiebra profunda (y ningún banquero a la cárcel, eso nunca). Todo, con tal de que se pudieran devolver aquellos préstamos privados a la banca alemana. No importaba que España presentara la cruel paradoja de ser el país con más viviendas vacías del mundo y, al mismo tiempo, con el mayor número de familias desahuciadas de sus casas. Más de cinco millones de parados eran conducidos a la más espantosa pobreza, etcétera.

El titulo que proponemos es “El camarero de la señora Merkel”. Cuando el director de la editorial terminó de leer el informe que el jefe de ventas le había presentado para encargar una novela de éxito, levantó la cabeza y dijo:
-¿Pero esto quién coño se lo va a creer?




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados