Habla Dios


Dios convocó de urgencia a su Gabinete de Crisis.
-Me han dicho que he aparecido de nuevo en el Boletín Oficial del Estado Español. Allí el Gobierno quiere adoctrinar a los niños para que crean en mí. 
No supieron los demás si esto le alegraba o le contrariaba. Por el tono de voz, entre solemne y afligido, lo mismo podía entenderse de una forma que de otra. Se hizo el silencio. Un silencio profundo -como son los silencios del Más Allá-, apenas perforado por algún carraspeo. Al final, Él mismo preguntó: 
-¿Qué pensáis? 
La pregunta, por inesperada, cayó como una piedra en el abismo -¡como son los abismos del Más Allá!-. Se dirigieron miradas furtivas unos a otros. Volvió el silencio. Pero al cabo se alzó una mano. Dios autorizó con un gesto. 
-Hay demasiada presencia de Roma en esas páginas, a través de los obispos españoles,  poco de fiar. Como siempre-. El que así se expresaba era, naturalmente, Martín Lutero. 
Por la parte católica se levantó un murmullo. De entre él surgió otra voz: 
-Señor, mucha “amistad” veo en ese Boletín, pero poco amor-. Quien esto dijo no era sino Agustín de Hipona. –Frente a él, un anciano de largas barbas blancas se le quedó mirando, de hito en hito, como con resabios de un antiguo enfrentamiento. Era, claro está,  San Ambrosio.    
-No me sorprende –secundó un tercero-, viniendo como viene de la antigua Al Andalus, donde nací. –Se detuvo a dar un hondo suspiro. – Veo, en efecto, que de los grados de relación entre la existencia y el Creador, ese mejunje del Boletín no alcanza ni el más superficial. – Fueron palabras de Ibn Arabí, el sabio sufí de Murcia, que en seguida regresó a su místico desasosiego.   
-A mí tampoco me sorprende vuestro alegato –se le enfrentó, de súbito, San Amnrosio-: ya sé, como musulmán que sois, que negáis toda analogía entre el Creador y lo creado. Yo en cambio defiendo que es precisamente esa semejanza ¡la que otorga a la religión su inviolable supremacía sobre el Estado! 
Ante tamaña exaltación, Dios, con un gesto de apaciguamiento, intervino:  
-Sea la paz. No os he convocado para discusiones teológicas.- Y otra vez un silencio de hielo. Luego de un tiempo –con lo que son los tiempos del Más Allá-, añadió: Ahora quisiera oír opiniones de otro lado-. No lo nombró, pero con una fugaz mirada señaló a Laot Sé. Este, abandonando un instante su meditación trascendental, dijo:
-Es el orden natural de las cosas el que lo dicta todo. No es bueno que se pongan tantas leyes, que oprimen las libertades y, desde luego, el candor de los niños. 
La mano de Sócrates se levantó rauda. Pero Dios ya parecía aburrido y, de repente, según su costumbre, se esfumó. Nadie supo, en consecuencia, si aquel Boletín le complacía o no.     




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados