Grumos

Siempre se había pensado que la famosa frase de Einstein “es más fácil destruir un átomo que un prejuicio” era solo una inteligente metáfora. Pero era algo más. Andando el tiempo, la humanidad había dado varios saltos cualitativos: supercomputadoras que hacían imposible almacenar dinero en paraísos fiscales, camuflar alijos de drogas en cualquier forma, encriptar mensajes criminales; la nanotecnología podía enviar microsubmarinos en el torrente sanguíneo a torpedear tumores, reconstruir un tejido, leer el código  genético para adelantarse a la enfermedad… De pronto, un día, en medio de un experimento, un científico descubrió algo nuevo, inesperado, en el cerebro de un voluntario que parecía gozar de perfecta salud. Era una acumulación de partículas negras en los recovecos más inaccesibles de la corteza, agarradas al tejido cerebral. Ante lo desconocido, el científico prefirió no actuar. Esperó a que el paciente despertara y charló con él. Era un tipo caucásico, de pelo castaño, dentadura perfecta, ojos de inequívoca sinceridad. Ya tenía 60 años, aunque su aspecto era el de un joven del lejano siglo XX.

-Dígame, ¿no siente ninguna molestia en esta parte del cerebro? –le señaló un punto debajo de la zona parietal.
-No. Me encuentro bien.

El científico dirigió una señal mental a la computadora y enseguida apareció el historial del individuo. Nada destacable en lo fisiológico, en las relaciones interpersonales, en el sexo… Al llegar a la vida social, un detalle llamó su atención: de joven había participado en concentraciones de carácter no especificado.

-Dígame, estos encuentros con quiénes y para qué eran.
-¿Estoy obligado a contestar?
-No, si no lo desea. Pero he visto unos cuerpos extraños en su cerebro y convendría saber de qué se trata, por su interés.
-Bueno… –el hombre dudaba; súbitamente afloró a sus pómulos una coloración rojiza–. Verá, eran chiquilladas. Nos reuníamos para intentar sentirnos como los nazis, ¿sabe usted qué eran los nazis y los fascistas? –el científico asintió con la cabeza–, y también como los… los fanáticos, racistas, machistas y religiosos, ya me entiende, ultracatólicos, judíos ultraortodoxos, islamistas… Gritábamos consignas, cantábamos… nos lo pasábamos de pánico...
-¿Solo era eso, un juego? –El hombre agachó la cabeza.
-¿Quiere que intentemos destruirlos? –Después de un rato, el paciente contestó:
-No, ya lo han intentado otros. Perdone que no se lo haya dicho antes. Pero es que no hay manera. Esos grumos son indestructibles.





Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados