Football

Son estos terrícolas gente curiosa, a fuer de incomprensible”. Así comienza el último informe que el Observador Intergaláctico OI-5X324Q, asignado a nuestro país, remite al Consejo Sideral Supremo. Y continúa: “En diversas ocasiones he tratado de penetrar el sentido de la acusada inclinación de estos habitantes a la mitología, en su sentido más amplio, que abarca desde las religiones a los nacionalismos, pasando por los localismos más fieros. Pero el mito que hoy intentaré describir creo que va un poco más lejos y se refiere a un deporte para multitudes al que de nominan “Football” (“Furbo”, en la parte Sur de la Península).

Consiste en la disputa de una esfera botante, de 22 centímetros de diámetro, entre veintidós jugadores, once por cada parte de la contienda. Contra la que es natural inclinación del terrícola a manejar las esferas con las manos, esto les está rigurosamente prohibido a veinte de ellos, que en la fase normal del juego solo pueden usar los pies y la cabeza, cual si tuvieran amputadas las extremidades superiores. Tan extravagante regla es aceptada por el público como la cosa más natural del Universo, siendo así que, hasta la fecha, solo ha sido observada en el planeta Tierra.

Pero más chocantes son los usos sociales que se dan alrededor de este mito en la parte de la Península que todavía se denomina España. Las multitudes que aquí acuden a los estadios lo hacen, aparentemente, por voluntad propia. Pero ello dista de ser cierto. No perciben que el extraño grupo de neuronas que ocupa en sus cerebros la fe en los colores del club, es aprovechada por los directivos de las entidades que los gobiernan para conducirlos a capricho, y aun obtener de ellos cuantiosas sumas. Entre dichos directivos fi guran, con sospechosa frecuencia, personajes públicos de dudosa catadura moral, expertos en grandes chanchullos mercantiles y fi nancieros, por los que rara vez son llevados ante la justicia. Su dominio del dinero oscuro les lleva a contratar jugadores por cantidades ingentes, de todo punto incomprensibles para el común, en un país con 26,7% de paro, miles de familias desahuciadas y al fi lo de la pobreza, así como otras tantas estafadas por los bancos. Los incondicionales seguidores de un club conocen todo esto, pero no parece importarles lo más mínimo. Tampoco que se les haga ir a los estadios en horas y días por completo inapropiados, incluidas altas horas de la noche. Tal es la seducción que sobre ellos ejerce la repetida fe en los colores del club y el culto pasional a los llamados jugadores galácticos, tal como nuevos dioses que son.

Una clave de ese comportamiento es la obediencia a unos llamados “derechos de televisión”, a saber, importantes cantidades que pagan las cadenas de este poderoso medio para emitir los partidos de football, a su entera conveniencia. En pura lógica intergaláctica, se pensaría que los espectadores son liberados de pagar entrada, ya que son los que llenan los nuevos templos, prestan su entusiasmo, sus aplausos, así como sus clamores de diversa índole, según sea la marcha del partido. Pues no, los espectadores han de pagar también considerables sumas, que ni siquiera les son devueltas cuando pierde el equipo de su devoción. Ello vuelve más inexplicable aún que en esta parte de la llamada Europa las entradas cuesten, por término medio, el doble que en Alemania, que es el país más desarrollado. También los referidos clubes, en su mayoría, tienen contraídas enormes deudas con el Estado, que el Estado ignora.

Comprende este observador que son demasiadas incongruencias en un solo informe, pero ya veré, en sucesivas entregas, si soy capaz de comprender alguna.




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados