Don Quijote en Sevilla

Poco se sabe de un capítulo perdido de la segunda parte de El Quijote. Ciertas noticias han circulado por la antaño capital del mundo, la opulenta ciudad del Betis, y muchos son los rastreadores de esas páginas, sin que la suerte les haya acompañado. Los indicios, empero, son elocuentes: en el capítulo 47, el ventero descubre unos papeles cuyo principio dice: Novela de Rinconete y Cortadillo. Y por tradición oral se sabe que, habiendo puesto Cervantes a su criatura en el enojoso episodio de la jaula, se compadece de él y da en imaginar que el hidalgo escapa de su cautiverio y emprende el camino de aquella portentosa ciudad.

El hidalgo está informado de que la Sevilla de los pesares de su creador ha sido encantada. Una cáfila de hampones y rufianes ha constituido secreta cofradía y se valen de la extorsión para someter a sus habitantes, a través del famoso Monipodio. Mas héteme aquí que, además de concertar con él ajustes de cuentas los cornudos, los acreedores, los cobardes, a tanto o cuanto la puñalada, otros encargos había de distinta índole, según ha de constar en ese capítulo: la de ricos contra pobres. Así, a un buen padre de familia que no pudiere pagar las rentas de su hogar, puñalada de advertencia y a la calle. A otro que no le alcanza a calentarse en invierno, dos por protestar. Uno que reclama a la justicia, tres, y costas adelantadas.

Don Quijote previene a su escudero:
-Sancho, no te enojes conmigo, pero corrido estoy de haberte dicho que hay que hacer diferencia de amo a mozo, de señor a criado, pues nunca pensé que estos acaudalados de hogaño gozaran con tal grado de iniquidad. Pero mira, que en llegando a Sevilla, naturaleza nos regala a la contemplación ese rebaño de dóciles ovejas que ahí ves.
-Mire, mi señor, que no son ovejas, sino turbamulta de gigantes prestamistas, caterva de leguleyos, alcaides marrulleros, pregoneros a sueldo de embaucadores, jueces tardones y enredadores, todos bajo esas contrahechas figuras, y todos con triste fama de servir a grandes señores solamente. Así pretenden rehuir la fuerza de vuestro incansable brazo.
-Pues agora te digo, mi fiel escudero, que por primera vez en mi vida, dudoso estoy de poder doblegar a tantos malandrines de consuno.




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados