Nueva crítica a 'Si el corazón pensara' en el Blog de Morales Lomas
Morales Lomas


Los pueblos suelen tener una memoria frágil y transitoria, y los escritores estamos aquí para tratar de no olvidar y de construir su edificio sociológico y sentimental. Para evitar que el tiempo nos oscurezca la visión de lo que fuimos. Si el corazón pensara de A. R. Almodóvar crea y recrea ese momento de nuestra posguerra en el espacio sevillano. Almodóvar es uno de los grandes referentes de las letras andaluzas y su labor es amplia, magnánima con todos los géneros literarios, y recompensada con el Nacional de Literatura infantil y juvenil, el Internacional de Narrativa Infanta Elena, el Ateneo de Sevilla de relatos... Sus Cuentos al amor de la lumbre rebasan las cuarenta ediciones. Es el Perrault o el Andersen español.

El tono jocoso, sarcástico y esperpéntico, el aire festivo y desinhibido con que aborda los acontecimientos de Villanueva de Algaidas suponen un gran aliciente para el lector, que asiste divertido a los intentos de la Guardia Civil por recuperar un documento comprometedor para el Régimen, por lo que a la moral pública podía afectar; pero también pone en solfa las represiones sexuales de una época gris y absurda de la historia de España, su moral decrépita y su hipocresía abacial. El cineasta valenciano Luis Berlanga disfrutaría mucho con esta novela de corte costumbrista e histórico que retrata, como en su cine, una moral absurda, retrógrada y cruel. Cardenales, el propio Franco como personaje, guardias civiles, ricos hacendados, prostitutas y personajes grotescos asisten a la parodia como actores de un guiñol, de una Comedia del Arte cuyos hilos Almodóvar mueve con soltura.

Currito Domínguez y sus feúchas hermanas Rosario y Carmela proceden de una familia fascista que llamaba rojos-hijos-de-puta a los perdedores. Representan el más vivo retrato de una familia dominada por la religiosa moral cartuja. Asistimos en los primeros capítulos a la construcción de esa educación sentimental de época, el ingreso de Currito en los Salesianos, la muerte de sus padres. Una fortuna media les permitirá vivir como rentistas y gracias también al estraperlo. Estudiante de Comercio al socorro sexual de su prima Amparito que no se deja, Currito acude a los burdeles. Llega a su conocimiento que Rosa la Culona ejerce de puta y desea rescatarla del descarrío con el coadjutor don Francisco Domínguez, para ello vende algunas propiedades y le pone una vivienda y le busca una ocupación honorable. Algunos capítulos se centran en el prostíbulo y las prostibularias. El suicidio de R. D. de M. genera un informe del flaco Remigio García Bocanegra donde se cuentan las aventuras sexuales del prostíbulo, informe que aprovechará para extorsionar al Régimen y que sin saber cómo se ve publicado en el Boletín Oficial de la Provincia con el consiguiente revuelo de las autoridades y la intervención hasta del mismísimo Franco (al que llama “el gran Batracio”), que, a partir del capítulo catorce, aparece como personaje, junto al cardenal Segura y sus discrepancias con el dictador, unos capítulos que operan como metalepsis en el proceso de reconstrucción de la historia de Currito.
A lo largo de la novela, van entreverándose fragmentos del informe que no tienen nada que envidiar al Kamasutra: “El hombre, luego de embutir bien su ardiente vara, desplace una mano libre hasta tocar la almendra de la dama” (p. 351). De modo que al final devienen como dos vías narrativas paralelas que se van concentrando continuamente: la historia del informe policial y la de Currito con Rosa la Culona.

Ver crítica original en el Blog





Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados