Rebeldes sin cauce

Cuando el Mayo del 68 recuerdo que nos preguntábamos qué tendrían que ver las situaciones de París, Londres, Berlín, San Francisco, Madrid… como para que los estudiantes, en todos esos lugares, nos pusiéramos en pie de protesta al mismo tiempo. A primera vista bien poco: la democracia degradada de países ricos, cuando más felices parecían, la guerra de Vietnam, que ya indignaba a todos, y el régimen terminal de Franco en España, se parecían como un huevo a una castaña. Pero el caso es que se producían revueltas en todos esos lugares que nadie orquestaba, que nadie dirigía, pero que manifestaban a las claras un descontento radical, que se plasmó en un sueño tan bello como inviable. En cuanto el general De Gaulle llamó a sus reservistas, aquella alianza marcussiana entre estudiantes, obreros e intelectuales se esfumó como por encanto.

En España, la lucha contra la dictadura ponía el objetivo más claro, aunque recuerdo asambleas de mi facultad donde se oían proclamas de lo más variopinto, a favor de Mao, o de la independencia de Euskadi, por ejemplo, que en realidad sólo servían para suministrar munición gratis a la derechona. No hubo conquistas inmediatas, pero fue la primera agitación seria contra el tirano, unida a las primeras huelgas de otros sectores. De momento les metimos el miedo en el cuerpo a aquellos remilgados del Opus, que iban del silicio al Remy-Martin sin hacer una mueca. El terreno estaba preparado, y la democracia llegó. También acabó la horrible Guerra de Vietnam, cayó el muro de Berlín y Europa se dotó de algunos instrumentos de cohesión que han funcionado hasta ayer.

Los más inquietos con el enigma de aquella agitación internacional leíamos y releíamos El hombre rebelde, de Camus, a ver si encontrábamos la clave. El mito de Sísifo, que en los seminarios de García Calvo también era destripado sin piedad, nos confirmaba en lo que ya sabíamos: que el hombre es libre por naturaleza, aunque lleve a la espalda una piedra muy pesada. No era una explicación, pero sí una advertencia: la piedra caería rodando por la misma pendiente, y habría que volver a subirla. Vinieron guerras peores que la de Vietnam, Europa retomaría sin recato el camino de los mercaderes y muchas democracias se irían corrompiendo por dentro.

Las últimas agitaciones de Brasil, aprovechando oportunamente el altavoz gratis del fútbol, han vuelto a plantear una cuestión similar a la de entonces. ¿Qué demonios tienen que ver las realidades de Túnez, El Cairo, Atenas, Lisboa, Ankara, Madrid, Santiago de Chile… y ahora diversas ciudades del país emergente (¡?) Pues bien mirado, tampoco mucho, pero sí un par de cosas importantes: la situación económica, que se ha vuelto insoportable en todas partes para la mayoría (mientras un tercio de la riqueza del globo permanece improductivo en los más opacos paraísos fiscales), y el instinto común de las clases medias hacia una democracia participativa y limpia. Pero esa poderosa energía ciudadana ¿cómo se encauza? La forma en que se producen las legítimas protestas de los que ya no aguantan más, no son suficientes. Las redes sociales resultan un estupendo medio de difusión y de convocatoria. Pero hace falta algo más. En España, el 15M, con toda su osadía, y sus razones, de lo que sirvió al final fue para ponerle en bandeja un triunfo electoral a la derecha, con el que ni ella misma soñaba. En algunos países islámicos se está imponiendo el islamismo intransigente. Y en Italia, el partido de Berlusconi se convierte otra vez en árbitro de una situación repulsiva. En el 68 trajimos o reforzamos las democracias representativas. ¿Pero y hoy? O inventamos algo pronto, o la piedra volverá a caer por la pendiente.




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados