Cuando lo esencial es votar

Es más que lógica la preocupación en las filas del PSOE ante un proceso inédito: el de unas primarias para elegir, nada menos, que a su secretario general. Siempre se ha dicho que en política son tan importantes las formas como los contenidos, o que, al igual que pasa en literatura, es la forma la que determina el fondo, y no al revés. Los cajones de los escritores están llenos de novelas y poemarios que no acertaron en la forma, por muy excelentes que fueran las ideas germinales. También se dice, y es verdad, que hay que administrar bien los tiempos, con permiso de la realidad vertiginosa que nos ha tocado vivir. Pues bien, aquí las formas, por inéditas, y los tiempos, por precipitados, no invitan precisamente al optimismo. Y no digamos la fecha elegida, un domingo del mes de julio.

Ya el formato con el que aparecieron los tres aspirantes el pasado día 7 resultó de lo más extraño, con esa mezcla de mitin y debate, que no era ni una cosa ni otra. Y que el ruido mediático se ha encargado de distorsionar, como suele, inflando lo accesorio. Por todo eso, ahora es tan importante concentrarse en la más esencial de todas las formas que quedan: el hecho mismo de votar. Una votación abultada podría resolver, o por lo menos aminorar, las condiciones adversas que se producen en estas primarias. De ahí que la responsabilidad última (como debió ser siempre), la tengan, por fin, los militantes de base. Ahora que se tiene la ocasión, tantas veces reclamada, de decidir con el voto individual y secreto, ahora que se puede, sería de una irresponsabilidad mayúscula no acudir a las urnas el próximo domingo.

Pero, además, le toca también al sufrido militante hacer abstracción de aquellas condiciones adversas, para centrarse en las propuestas de cada uno de los aspirantes, y meditarlas muy bien. De tal modo que sea la propia reflexión, no condicionada, la que dote de relevancia a los contenidos. Una paradoja del pensamiento dialéctico que a buen seguro habrá tenido en cuenta el más filósofo de los tres candidatos, el catedrático granadino José Antonio Pérez Tapias, como sabrá también que es la praxis la que da o quita categoría a las propuestas, las hace viables o inviables.

Para empezar, no es chica tarea desprenderse de lo accesorio, e intentar acercarse a tres discursos, muy parecidos ciertamente en diversos aspectos de calado (derogar las nefastas reformas que está llevando a cabo el Gobierno del PP, combatir otras con las que nos amenaza, ponerles cortafuegos a la corrupción, retirar los privilegios de la Iglesia…), pero con matices importantes. Digamos que es, igualmente, la hora de los matices. Algunos de ellos estrictamente formales, es decir, decisorios en la práctica política. Por ejemplo, la cuestión nada baladí de presentarse, o no, a las siguientes primarias. Pérez Tapias dice que no, que él no se presentará para presidente del Gobierno, porque cree que la bicefalia es más democrática que tener un único líder. La práctica histórica ha demostrado que, al menos en el PSOE, no ocurre así. La bicefalia lo que produce son quebraderos de cabezas y tensiones insoportables en el seno de la organización. (Recuerden lo que pasó en Andalucía entre Borbolla y Carlos Sanjuán). Pedro Sánchez deja esa cuestión en la penumbra, en una ambigüedad calculada, que no tranquiliza y puede prestarse a interpretaciones maliciosas. Eduardo Madina, por su parte, vincula una decisión a la otra: si no es secretario general, no será candidato en las primarias de noviembre. Es la más coherente, y de paso lanza un mensaje a los que estén pensando hacerlo, sin ser secretario general.

Sobre la cuestión catalana, de la máxima importancia, Pérez Tapias se inclina por una “consulta no vinculante” a los ciudadanos de Cataluña, y hace referencia a “las naciones del estado Español”, con un “reconocimiento de la realidad plurinacional”. Se aparta ostensiblemente de la posición actual del PSOE. Los otros dos, Sánchez y Madina, con más énfasis este último, se atienen a lo acordado en el Documento de Granada, y a la necesidad de emprender una reforma federal de la Constitución. Ahí es donde tiene cabida un pronunciamiento de la ciudadanía sobre la forma de Estado (otra forma), monarquía o república, sin necesidad de un referéndum específico, como quiere Pérez Tapias.

Como se ve, arduas materias que pensar, estas y otras muchas, con lo que son dos las responsabilidades de la militancia, en esta hora decisiva: pensar y votar. ¿No era eso lo que queríamos?




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados