El año `La jambre´

Tuvo el hombre la mala ocurrencia de nacer el año 1941. Bueno, emulando a Clarín, más bien “lo nacieron”, porque si por él hubiera sido, seguro que no. Su padre, con un rasgo de humor negro, muy propio de la época y de los años que vinieron después, dijo: “Este niño, qué puntería ha tenido. ¡Mira que nacer el año la jambre!” Suerte que él era panadero, y el pan por lo menos no faltó. Era lo único bueno que tenía haber venido al tenebroso mundo de la posguerra en Alcalá de Guadaíra.

No sé cómo llamarán en el futuro a este de 2013, pero le puede andar por ahí. O tal vez sea el 2014 el que se lleve esa triste palma. Me llegan noticias de gente conocida que anda rebuscando en Madrid por las traseras de los supermercados. Y de otras muchas que dependen de un hilo, casi siempre el hilo de la pensión de los padres, o de los abuelos, precisamente aquellos que conocieron el año la jambre. Y van estos del Des-Gobierno y no se les ocurre mejor cosa que amenazar ese último refugio de miles y miles de familias. “¡No tocaré las pensiones!”, repetía el gallego triste en su campaña de embelecos y falsas promesas. Pues tampoco esta la va a cumplir. Y eso que en su entorno le tienen advertido: Mariano, no toques eso, que perdemos todas las elecciones a partir de ahora. Pero él nada, fiel al diktat de su dueña y señora Merkel, meterá la excavadora, de un modo u otro, en la última trinchera de los pobres. Puede ser la primera grieta seria que se abra en el PP. Con eso, y con que Aznar siga metiendo cizaña en sus propia filas, a ver si hay suerte.

También de su infancia recuerda el hombre aquellos repartos de comida que se hacían en diversos lugares del pueblo, incluido el colegio de los salesianos, que, entre tunda y tunda a los pobres niños asustados de los 50, de vez en cuando los ponían en fila delante de un cesto de panes, otro de naranjas y una caja de chocolate terroso. Un chocolate de inolvidable sabor a harina de algarroba mezclada con muy escaso cacao. Y algunos domingos, una suculencia especial: pan de higo. Un mazacote de higos secos prensados, que los alumnos internos intercambiaban con los externos por alguna chuchería de emergencia, o por bolas de jugar, o por cromos de las artistas de cine que más enseñaban el escote; incluso por la foto tomada a hurtadillas de alguna ninfa local de ojos melancólicos.

Ni que decir tiene que todo esto se le ha recrudecido al hombre en la memoria del corazón, cuando la Junta de Andalucía ha puesto en marcha un certero e inexcusable programa de asistencia alimentaria en colegios, bien distinto de aquella miseria de los años terribles. Un programa que, cómo no, fue saludado con sorna por los señores del Partido llamado Popular. No se comprende, a menos que se sientan invadidos en el territorio de la caridad cristiana, que es lo que su Dios manda a los desheredados. Como tampoco se comprende que lleven a una ley la prohibición de hacer subastas de medicamentos, en vez de copiarla y extenderla. Pues ya están copiando en otros sitios los programas de la Junta de Andalucía, e incluso saludan en la UE el decreto contra los desahucios. Pero el PP sigue contra cualquier medida que emprenda el Gobierno de coalición PSOE-IU. En realidad, es a lo único que temen. A que, una cosa por aquí, otra por allí, la gente acabe dándose cuenta de que otras políticas, de verdad, son posibles, aun en medio de las más severas dificultades. Y que no hay que recortar más, sino que sacarle el dinero a los ricos. Claro que eso los del PP no lo harán nunca. Y la gente también lo sabe.




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados