La Zanja

En 1961, Alfonso Groso publicó ‘La zanja’, una novela que con los años se convirtió en un paradigma de la narrativa social. Eran tiempos de censura implacable, en que los escritores habían de recurrir a argucias metafóricas para expresar lo que no estaba permitido, o tenían que aceptar mutilaciones crueles al texto, como fue el caso. La zanja en cuestión era la que abrían unos obreros mal pagados para dar servicios de infraestructuras a una zona residencial.

Me acordé de pronto de esta novela cuando el pasado jueves me contaron la historia de otra zanja.

En realidad fueron tres, abiertas en los alrededores de un edificio, pero una de ellas cavada hasta dos metros de profundidad. Se trataba de cortar, sin paliativos, el suministro de agua a una de las cinco corralas que se han formado en Sevilla, denominada La Utopía. En ella sobreviven en comunidad solidaria las 36 familias que en mayo ocuparon un edificio vacío, tres años cerrado, de la glorieta de San Lázaro.

Más que un recuerdo, fue un zarpazo en el corazón. Medio siglo después de la novela de Grosso, otra zanja servía justo para lo contrario, para aislar a unos osados ciudadanos, cuyo delito es no tener trabajo, no tener vivienda, no tener nada. A más detalle, las tres zanjas fueron excavadas en un solo día, justo el 3 de octubre pasado, que quedará en los anales de la ignominia de esta ciudad, que ya es decir. Una contrata del Ayuntamiento de la muy Heroica y Mariana, ahora controlada por la derecha de toda la vida, procedió diligentemente al expeditivo fin de eliminar cualquier posible suministro de agua a estos refugiados del neoliberalismo más infame. En esta ocasión los obreros estuvieron protegidos todo el día por sendos destacamentos de la policía municipal y de la policía nacional, hasta que fraguó el hormigón vertido sobre las conducciones, previamente cortadas. Por esas mismas fechas, Endesa procedió de similar manera a cortar el suministro eléctrico. La oposición municipal, ya desde el mes de julio, en plena canícula, se había manifestado radicalmente en contra de medidas tan inhumanas. El caso es que el Ayuntamiento, pocos días después de la hazaña policial, accedió a colocar un grifo de muelle en una esquina de una calle cercana, del que los heroicos miembros de este realojo pueden servirse para sus menesteres más elementales. En cuanto al suministro eléctrico, se las arreglan con grupos electrógenos y unos paneles solares, que ya andan averiados.

Por ese motivo, la sesión a la que asistí se desarrolló, en un bajo del edificio, sin más luz que la natural del día, filtrándose a duras penas por unos ventanucos de obra. Se trataba precisamente de la presentación de otra novela, una ópera prima titulada ‘Al final’, de Wenceslao Moreno (pseudónimo de Carlos Martín, ed. Alhulia, Crisálida), un activista social vinculado al 15M. Trata esta nueva e interesante narración, precisamente, de las vicisitudes del movimiento de los desahuciados de toda índole de Sevilla, con el mérito especial de haber sido escrita, como quien dice, a pie de obra. También de los antecedentes históricos de aquellos corrales de vecinos, con sus infortunios, sus básicas carencias, y sus pobres amantes, que a mí me recordaron, cómo no, a otra narrativa de emergencia, la del neorrealismo italiano de la posguerra. Nuevo ramalazo de estupor. ¿Pero de verdad estamos en 2013?

Pese al frío y a la semioscuridad, el acto se desarrolló con la atención fija de los furtivos inquilinos del edificio, y las muestras de solidaridad y de afecto, que ya son notas distintivas de estos colectivos. Ejemplo, creo yo, de otra forma de entender el mundo, la que poco a poco tiene que abrirse paso, si no queremos sucumbir del todo a los designios del capitalismo cafre, y de este Gobierno, que en solo un año ha superado las cifras del paro acumuladas en los dos anteriores (850.000, sobre 835.000). Menos mal que la señora Merkel dice que está preocupada con España, aunque es obvio que, al igual que su amado discípulo, el señor Rajoy, no tiene ni zorra idea de cómo sacarnos del fondo de esta otra zanja.




Videoteca
Entrevista en el programa `Saca la lengua´
Emitido el 19 de Noviembre de 2011 en la 2 de RTVE
Una breve visión de la biblioteca
El programa `El público lee´ de Canal Sur TV entrevista a A. R. Almodóvar a propósito de su biblioteca (25-09-2011)
La memoria de los cuentos
A. R. Almodóvar es el guionista de este documental emitido por TVE2 en el programa `Imprescindibles´ (18-03-2011)
Copyright 2017 Antonio Rodríguez Almodóvar
Todos los derechos reservados